Los antioxidantes: su función y en qué alimentos encontrarlos.

A diario el ADN de cada célula del cuerpo humano debe enfrentar unos 10.000 ataques por parte de unas partículas que dañan las células.

[showads ad=top]

Éstas reciben el nombre de radicales libres que son unas moléculas inestables de oxígeno que han perdido un electrón y se producen de manera natural cuando el organismo convierte el combustible en energía, pero también pueden proceder de la contaminación, de fumar y otras fuentes.

Estas moléculas desequilibradas recorren el cuerpo y tratan de estabilizarse a otras moléculas robándoles electrones con el fin de generar más radicales libres y en ese proceso dañan cada vez a más células sanas.

antioxidantes

¿Qué daños concretamente pueden causar los radicales libres?

[showads ad=center]

Se han efectuado varios estudios con el fin de determinar qué daños causan los radicales en el organismo. En este sentido, se ha podido determinar que éstos pueden ayudar en la acumulación del colesterol LDL  en las paredes de las arterias contribuyendo a su endurecimiento lo que origina la enfermedad conocida como arterosclerosis y otros males relacionados con el corazón.

Otro daño que puede producir los radicales libres son las mutaciones celulares  que, a la larga, pueden causar cáncer.

Igualmente, pueden causar, en los ojos, cataratas y degeneración macular, una de las principales causas de pérdida de la vista en personas mayores de 50 años. Incluso se considera que los radicales libre pueden jugar un papel importante en el envejecimiento prematuro y en la aparición de la enfermedad de Alzheimer.

Para contrarrestar el ataque de los radicales libres, están los antioxidantes. Cada vez que comemos alimentos ricos en antioxidantes, estos compuestos protectores inundan el torrente sanguíneo y ofrecen sus propios electrones para neutralizar los radicales libres de forma tal que las células resultan ilesas.

¿Cómo podemos obtener antioxidantes naturales?

En este sentido, los estudios científicos señalan que existen tres antioxidantes importantes que son: las vitaminas C y E y los carotenoides que podemos obtener en los alimentos.

La vitamina C   Esta vitamina (también llamada ácido ascórbico) atrapa a los radicales libres en la sangre (corazón y las arterias) y otros líquidos, como los de los pulmones o los ojos.

Se ha demostrado que la vitamina C detiene a los radicales libres antes de que otros compuestos antioxidantes lleguen a batallar.

Igualmente, estudios han descubierto que el consumo de vitamina C reduce no sólo el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas al impedir que los radicales libres intervengan en la acumulación del colesterol LDL o malo en las paredes de las arterias sino que también puede estar relacionada con un menor riesgo de sufrir cáncer de estómago.

La vitamina C se encuentra, en abundancia, en alimentos como las frutas tropicales y los cítricos, los pimientos rojos, tomate y el brócoli, la papaya, las fresas, las grosellas negras, el kiwi, las coles, limones.

La vitamina E Mientras que la vitamina C trabaja en los líquidos del cuerpo, la vitamina E (también conocida como alfatocoferol) se adentra en los tejidos adiposos (grasa) del cuerpo con el fin de protegerlo contra la invasión de los radicales libres.

En el organismo, este antioxidante, soluble en grasa, ayuda a evitar que el colesterol LDL o malo se oxide y produzca arterosclerosis. Algunos estudios han demostrado que las personas que consumen abundante vitamina E tienen menos probabilidades de morir de derrame cerebral, enfermedades cardíacas y enfermedades pulmonares que las personas con el menor consumo.

La vitamina E, en su estado natural, se encuentra en los aceites prensados en frío vegetales, melocotones, aguacates, kiwis, el germen de trigo, la col rizada, las batatas dulces (camotes) y las semillas de lino, girasol o calabaza.

Aunque la vitamina E es buena por sí sola, su eficacia se incrementa cuando se combina con la vitamina C.  Pareciera que la vitamina C ayudara a la vitamina E a recuperarse después de que los radicales libres la oxidan.

El betacaroteno

El betacaroteno es un pigmento natural entre amarillo y anaranjado que se transforma en vitamina A en el cuerpo. Según estudios, los carotenoides presentes en las frutas y las verduras, como el licopeno, la luteína y la zeaxantina, prometen reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y otras afecciones.

Por otro lado, se sabe que el beta-caroteno puede mejorar el sistema inmunológico, por lo que consumir vegetales ricos en este pigmento, puede ser muy importante para aquellas personas con problemas relacionados con las defensas. Su carácter de potenciador de vitamina A, le hace un elemento muy beneficioso para la vista, la formación de los huesos y de los glóbulos rojos.

Algunos alimentos que contienen betacaroteno son las calabazas, verdolaga, espinacas, zanahorias, melocotones, ciruelas, naranja, uvas, espinacas, tomate, brócoli, pimiento rojo, col rizada.

Fuente: http://www.ecoagricultor.com

loading...

Sin comentarios

  1. ME PARECIO MUY INTERESANTE PARA EDUCAR EN LAS PERSONAS BUENOS HABITOS ALIMENTICIOS

  2. Gracias por el artículo!!!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!