PORQUE ELEGIMOS SER INFELICES?

PORQUE ELEGIMOS SER INFELICES?

20130320-001033.jpg

La respuesta es porque nos programaron la mente para ser infelices, los seres humanos nacemos felices pero nos enseñan que es un buen negocio ser infeliz, si así como lo oyes ser infeliz trae muchas ventajas. En mi vida profesional he analizado que muchos de mis pacientes no quieren mejorarse de su enfermedad mental o de una adicción y tratan de sabotear todo intento del profesional de la salud de mejorarles su nivel de funcionamiento en la sociedad. Muchos no quieren mejorar porque perderían la lástima, afecto y atención que le brindan sus seres queridos, tendrían que asumir responsabilidades labores o educativas, tendrían que asumir responsabilidades en el hogar como limpiar la casa o cocinar. En pocas palabras asumir el role de “infeliz” o “pobrecito yo” o de “victima” es un buen negocio en nuestras vidas, pero el precio que pagamos es la oportunidad de ser felices, libres y tener la oportunidad de desarrollar todo nuestro potencial humano.

Osho que fue considerado por el Sunday Times de Londres como uno de los 1000 forjadores del siglo XX. (Osho nunca escribió un libro pero después de su muerte sus seguidores imprimieron todas sus charlas y esta la voy a reproducirla textualmente respetando derechos de autor y publicación) explica como la mente humana se programo para que persigamos la infelicidad y el sufrimiento en nuestras vidas.

Porque elegimos ser infelices?

Así es como se comporta todo el mundo: eligiendo siempre lo malo, eligiendo siempre lo triste, lo deprimente, lo desdichado. De la infelicidad sacas algo, siempre sacas partido. Si eres feliz siempre pierdes.

Muy desde el principio, un niño inteligente comienza a notar la diferencia. Siempre que se siente infeliz, todo el mundo es comprensivo con él, se gana las simpatías. Todo el mundo trata de ser cariñoso con él consigue afecto. Incluso más que eso, porque es infeliz, la gente está pendiente de él, atrae la atención. Ésta funciona como un alimento para el ego, un estimulante muy alcohólico. Te aporta energía; te crees alguien. De ahí tanta necesidad, tanto deseo de atraer atención.

El niño aprende la formula desde el principio. Ésta es: presenta un aspecto infeliz, así tendrás todas las simpatías, así todo el mundo te hará caso. Aparenta estar enfermo: adquirirás importancia. Un niño enfermo se convierte en un dictador, toda la familia debe hacer lo que él dice; sus deseos son órdenes.
Cuando está feliz, nadie lo escucha. Cuando está sano, nadie le hace caso. Cuando es perfecto, nadie está pendiente. Muy desde el principio empezamos a elegir lo infeliz, lo
Triste, lo pesimista, el lado oscuro de la vida.
Lo segundo es lo siguiente: siempre que eres feliz, siempre que estas contento, siempre que te sientes extático y satisfecho, todo el mundo tiene envidia de ti. La envidia significa que todos son antagónicos, nadie es amistoso; en ese momento todos son
Enemigos. Por consiguiente, has aprendido a no sentir éxtasis, para que nadie pueda ser contrario a ti; no debes mostrar tu gozo, no debes reír. Mira a la gente cuando ríe. Lo hace muy cuidadosamente. No es una risa visceral, no sale de los más profundo de su ser, ríen hasta cierto punto, al punto que tú puedes tolerar, al punto que no quede fuera de lugar, al punto donde nadie pueda sentir envidia.(Osho,2003)*

Ya ves porque siempre tendemos a quejarnos de todo, de la economía del país, del desempleo, de nuestros seres queridos, de tu suerte, del desempleo, de tu vida en general. Porque tu mente fue programada para llamar la atención.

Des-prográmate de tu mente de la siguiente forma: empieza a contar el número de veces que en el día te quejas de algo cuando hablas con alguien. Contando tus quejas vas a empezar a tarde cuenta de tus patrones mentales automáticos que tienes y empiezas a ser más consciente de tu negatividad y así puedes empezar a borrar esos patrones mentales que te implantaron.

También puedes empezar a reír haciéndolo desde lo más profundo de tu corazón. Ríe, canta, baila sin importar el qué dirán los “infelices. Se tu mismo, se genuino, no reprimas tu alegría. Siendo tu mismo llamaras la atención por tu alegría, tu sonrisa, por tu energía positiva. La gente aprenderá de tu felicidad y trataran de imitarte y así contagiaras de alegría a todo el que se te acerque. La felicidad y la infelicidad es una opción personal….tú decides.

*Osho,1931-1990. El equilibrio entre la mente y el cuerpo. Traductor: Gustavo Vecino- Bogota-Grupo Editorial Norma., 2003, p 20,21.

20130320-001157.jpg

Fuentes:
http://des-programar-mente.blogspot.com.es/
Autor: William Naranjo

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!