¿Qué es la HOMEOPATÍA?

[showads ad=top]

20130225-150802.jpg

Del griego “homoios”: similar, y “pathos”: sufrimiento, enfermedad.
La Homeopatía es una ciencia y un arte de curar, una filosofía y una teoría médica de 200 años de evolución. Se basa en el principio de la similitud: las enfermedades se curan por los remedios similares y no por los contrarios. Los similares son los remedios que en el hombre sano (ÚNICO EXPERIMENTADOR) producen determinados síntomas, entonces va a curar esos mismos síntomas en el hombre enfermo.
La Homeopatía es una medicina alternativa o complementaria que trata enfermos y no enfermedades, estimulando las defensas del organismo para que éste reaccione mediante su sistema inmune, o sea su sistema defensivo, produciendo una reacción de curación en la totalidad del individuo, cuerpo, mente y alma o espíritu. La Homeopatía nunca actúa en contra de los síntomas, sino que actúa a favor de la totalidad característica del individuo. Se basa fundamentalmente en reconocer la capacidad innata del organismo para mantenerse en equilibrio, para mantenerse sano. Es la capacidad curativa de la propia naturaleza.

[showads ad=center]

¿La homeopatía es científica?

La homeopatía es esencialmente experimental y científica desde su origen. Prueba de ello son las numerosas publicaciones dedicadas al tema, entre las que se destacan el British Homeopathic Journal y L´Homéopathie Européenne. Es también notable el incremento de publicaciones de ensayos clínicos en prestigiosas y tradicionales revistas médicas, como The Lancet, The British Medical Journal, Pediatrics, The British Journal of Clinical Pharmacology, European Journal of Pharmacology y Human Toxicology. Es imposible publicar en estas revistas un trabajo que no siga una metodología científica extremadamente rigurosa.
La Homeopatía, junto con la Homotoxicología forman parte de la medicina biológica, la que ha tenido auge especialmente en el siglo XX. La Homotoxicología fue desarrollada en la década del 40 por el Prof. alemán Hans Reckeweg. Innumerables trabajos científicos lo llevaron a demostrar que ésta es una medicina biológica que tiene como fundamento los principios fundamentales de la medicina homeopática.
La Homeopatía Moderna o Científica se ha visto favorecida por el estudio de los investigadores homeópatas en los temas relacionados con la Toxicología y la Inmunología.

20130225-150926.jpg

¿Cuál es el principio fundamental de la homeopatía?

La curación en homeopatía se basa fundamentalmente en el llamado Principio de Similitud, que sostiene que una sustancia capaz de producir determinados síntomas en un individuo sano, es también capaz de curar esos mismos síntomas en uno enfermo. Este principio de similitud surge a partir de un proceso llamado experimentación: cada sustancia medicamentosa debe ser experimentada en personas sanas y en dosis adecuadamente bajas y repetidas. Todas las experimentaciones en conjunto se denominan patogenesias. Y todas ellas constituyen la Materia Médica Homeopática. El libro que contiene todos los síntomas y los medicamentos se llama Repertorio.
Dosis atenuadas o mínimas: esto se logra mediante diversas diluciones y dinamizaciones: el tamaño de la partícula de la sustancia original se va haciendo cada vez más pequeño (sin perder sus propiedades originales), y por lo tanto tiene la capacidad de llegar a niveles más profundos del organismo. A MENOR TAMAÑO DE LA PARTÍCULA, MAYOR ES SU EFECTO TERAPÉUTICO. Sus principios fundamentales fueron establecidos por primera vez por el médico e investigador alemán Samuel Hahnemann, a fines del siglo XVIII, luego de 16 años de metódicas experimentaciones.

¿Por qué se denomina Homeopatía Unicista?

La homeopatía es Unicista porque emplea un solo medicamento por vez (el que mejor relación de similitud presenta con los síntomas del enfermo), y porque a su vez trata al enfermo en su unidad o totalidad, como ser único, inédito e irrepetible.
Existen derivaciones de la homeopatía unicista, como el pluralismo (emplea varios medicamentos simultáneamente o en alternancia), o el complejismo (utiliza una multitud de mezclas). Todas estas derivaciones han desnaturalizado a la verdadera homeopatía hahnemanniana, y por lo tanto el paciente debe estar bien informado con respecto al médico homeópata que va a elegir.

La HOMEOPATÍA se basa en 3 principios fundamentales:

Ley de los semejantes: las enfermedades en el hombre se curan mediante remedios que en el hombre sano generan los mismos síntomas de la enfermedad. De acá surge la frase “similia similibus curentur”: lo similar se cura por lo similar. Actualmente este principio es aceptado a nivel mundial por la inmunología.

Ley del medicamento único: sólo un remedio por vez, y el que le corresponde a ese ser humano, único e irrepetible: por eso HOMEOPATÍA UNICISTA.

Dosis infinitesimales: fueron observadas por Hahnemann, quien comprobó que los tejidos enfermos reaccionaban en forma más sensible a dosis cada vez más pequeñas.

¿Por qué es conveniente tratarse con homeopatía?

Porque es una forma terapéutica que estimula naturalmente la capacidad defensiva del organismo, teniendo especial consideración en el respeto de las leyes fundamentales de la naturaleza. Son remedios que no contienen ningún preparado químico, por lo tanto no tienen efectos tóxicos, ni colaterales, ni tienen contraindicaciones. Los síntomas de un individuo enfermo son los distintos grados de un desequilibrio del psiquismo normal. Son la expresión de la perturbación de la fuerza vital que anima a todo ser vivo.
La Homeopatía restablece el desequilibrio producido por la enfermedad, restablece la energía vital del enfermo (sistema inmunitario), o sea que no suprime síntomas, sino que lleva al individuo a re-encontrar su equilibrio con la naturaleza.

aceverdura.com

¿A partir de qué edad se pueden administrar los remedios homeopáticos?

Los remedios homeopáticos no son tóxicos ni tienen efectos colaterales indeseables, por lo tanto pueden ser utilizados con tranquilidad a cualquier edad, desde un recién nacido hasta en personas ancianas, inclusive durante todo el embarazo y la lactancia. En el caso de niños o de muy ancianos, la colaboración de los padres o de parientes cercanos es muy importante para la confección de una historia clínica homeopática. En el caso de los bebés, la participación de los padres es fundamental, ya que es importante la historia desde el embarazo mismo: es decir, todo lo acontecido a la madre durante la gestación (trastornos emocionales, fóbicos, miedos, accidentes, enfermedades, etc.). Es importante también la predisposición familiar a padecer determinadas enfermedades.

¿De dónde provienen estos remedios?

Provienen de los tres reinos de la naturaleza: de vegetales (flores, raíces, plantas); de sustancias minerales (previa trituración de las mismas); de sustancias de origen animal (venenos, animal entero, partes del animal). También de algunas sustancias químicas de síntesis (también trituradas, diluidas y dinamizadas). Existen, además, un gran número de los llamados medicamentos bioterápicos, preparados a partir de órganos o secreciones (fisiológicas o patológicas) del propio paciente (isoterápicos) o de otro, que se utilizan frecuentemente como complemento del tratamiento.
Los nombres de los remedios se denominan en latín, y son los mismos para todos los países del mundo.
Actualmente la Farmacopea Homeopática contiene alrededor de 3000 medicamentos.

¿Cómo actúa el remedio homeopático?

A pesar que los remedios homeopáticos están tan diluidos hasta que las moléculas han desaparecido, tienen efectos importantes igualmente. O sea que en el globulito o en las gotas ya no existe materia o producto, sino solamente energía de la sustancia que se utilizó para preparar el remedio. Esto se debe a que después de la dilución, al medicamento se lo dinamiza mediante sucuciones para darle potencia energética. Cuanto más se dinamiza, más alta es la potencia, más poder energético tiene.

¿Cómo se administra el remedio homeopático?

De diferentes maneras. El remedio siempre debe ser único, el remedio que le corresponde a ese paciente, ser único e irrepetible. Ya puede ser en forma de glóbulos, de gotas, de microdosis (microglobulitos), de papeles (que contienen un polvo), a veces tabletas. Las tomas pueden ser únicas, o tomas repetidas, según la necesidad de la prescripción. Las gotas son las que se prescriben en forma repetida, y en cada toma se debe golpear el frasco unas 10 veces contra la mano para ir dándole cada vez más poder y eficacia.
Todo remedio homeopático debe ser ingerido lejos de las comidas, esto es: café, alcohol, cigarrillo, pasta dentífrica, pastillas de menta, caramelos, y todas las comidas.
Muchas veces es necesario prescribir alguna pomada homeopática como adyuvante del tratamiento general con glóbulos. Están preparadas bajo las normas de preparación homeopática, no tienen efectos adversos ni tóxicos, ni contraindicaciones.

¿Cómo se conserva el remedio homeopático?

Deben ser guardados en lugares secos, lejos del calor de la cocina o de la estufa o del sol, lejos de sustancias aromáticas (sobre todo perfumes).
No deben ser tocados con las manos, ya que nuestra energía corporal puede modificar la energética del medicamento.
Los globulitos duran décadas, las gotas solamente 2-3 meses. Las gotas que se prescriben a niños o a ancianos (no alcoholizadas), duran solamente 1 mes. Para los adultos, a las gotas el farmacéutico les agrega unas gotas de alcohol para que el agua dure unos meses.

¿Tiene alguna toxicidad o efectos adversos y colaterales?

A partir del Principio de dilución y sucución (dinamización), las sustancias, algunas originariamente tóxicas, son diluidas miles de veces. En cada dilución que se realiza se las va cargando de energía mediante la sucución. Cuanto más diluida y más sucución tiene la sustancia, más potencia tiene el remedio.
Al ser administradas en dosis infinitamente pequeñas (imponderables) pierden su toxicidad, aunque paradójicamente conservan su potencia biológica energética medicamentosa. Este último procedimiento permite asegurar la inexistencia de moléculas de la sustancia original (por ejemplo, del fósforo), en las dosis habitualmente empleadas.
Lo que puede ocurrir al iniciar un tratamiento homeopático es que los síntomas que tiene el enfermo se intensifiquen. Cuando esto sucede se manifiesta habitualmente dentro de los primeros 10 días de iniciado el tratamiento: generalmente es leve y breve, y no es motivo ninguno para que el paciente abandone el tratamiento pensando que está reaccionando mal, sino que esto está indicando que el remedio es el correcto, y que a partir de allí sobrevendrá la mejoría.

Los remedios homeopáticos no llevan prospecto alguno por dos razones:

1. La Homeopatía es una terapéutica individual de cada paciente: NO HAY ENFERMEDADES, SINO ENFERMOS.

2. Carece totalmente de contraindicaciones, efectos tóxicos, intolerancias, advertencias, por lo tanto los remedios pueden ser administrados a bebés, embarazadas, durante la lactancia.

Desde el siglo XVIII en que Hahnemann creó el tratamiento homeopático, se reconoce que estos remedios son infinitamente menos agresivos que los utilizados por la medicina tradicional alopática.

¿Cuánto dura un tratamiento homeopático?

Depende de la FUERZA VITAL del paciente. El remedio sólo sirve como estimulante de dicha fuerza (sistema inmunológico). Quien enferma y quien cura es esa FUERZA VITAL guiado por el remedio homeopático. Por lo tanto la duración del tratamiento dependerá del estado inmunológico del paciente. Cuanto más reservas vitales tenga, más rápida será la curación. Por eso es importante no sólo la vida actual (los síntomas de la consulta), sino la herencia o predisposición a enfermar, el alcoholismo y la ingesta de tóxicos, etc.

¿Qué es la agravación homeopática?

Puede producirse al inicio del tratamiento o al aumentar la potencia del remedio. Es una indicación de la EXITOSA MARCHA DEL TRATAMIENTO, que la fuerza vital ha reaccionado positivamente, aunque parezca paradojal. Quiere decir que el medicamento ha sido bien indicado (es decir que dimos el “similimun”, y no el “similar”. La agravación dura apenas un corto tiempo, y a continuación se produce automáticamente una notable mejoría de todos los síntomas, un proceso de exoneración, de eliminación de los síntomas que ocasionaron esa enfermedad crónica para ir hacia la curación.

arriba

¿Qué diferencia hay entre el tratamiento homeopático y el alopático?

La diferencia es abismal. Esto se debe a la distinta manera en que se encara el proceso de la curación:

Homeopatía = Principio de Similitud

Alopatía = Principio de los Contrarios

El Principio de los Contrarios, o alopático, se basa en “la supresión” de los síntomas y de las manifestaciones patológicas. Utiliza drogas o medicamentos de acción química, muchas veces casi tóxicos, con infinidad de acciones colaterales adversas y contraindicaciones.
Ejemplo, la utilización de laxantes en la constipación, y de antidiarreicos en la diarrea. Esta supresión de manifestaciones del organismo generalmente no toma en cuenta el origen y la causa que los produjo. Por ello fracasa en el tratamiento de la mayoría de las afecciones crónicas, en las que sólo se logra alivio mientras dura el tratamiento.
Por el contrario, el tratamiento homeopático no busca suprimir manifestaciones patológicas, sino que tiene como propósito estimular la reacción inmunológica y curativa espontánea, tomando al paciente desde una totalidad característica, con todas las manifestaciones que lo llevaron a enfermar. De aquí que el tratamiento homeopático sea verdaderamente natural, y resulte realmente eficaz para curar enfermedades agudas y crónicas, y no solamente aliviarlas o suprimirlas.
El eminente médico CLAUDE BERNARD dijo a fines del siglo XIX: “no hay enfermedades sino enfermos”.
Una misma enfermedad se presenta de diferentes formas en distintos sujetos. Para comprender el aforismo de Claude Bernard tenemos que entender que cuando un individuo de desequilibra emocionalmente frente a conflictos profundos, desencadena enfermedades, desde banales y pasajeras, hasta graves e incurables.
La esencia del método homeopático se basa en la minuciosa confección de una Historia Clínica Homeopática, en donde se le da primordial importancia, y en primer lugar, a todas las manifestaciones características individuales que conforman la personalidad del enfermo a lo largo de toda su vida, a los desencadenantes emocionales que lo llevaron a enfermar, a las penas, temores, culpas. El conjunto de toda esta información es lo que determinará la elección de un solo medicamento para ese paciente único e irrepetible.
Es así como son espectaculares los resultados en los tratamientos de alteraciones emocionales profundas, como la depresión, la ansiedad, los ataques de pánico, los temores, el asma, las enfermedades de la piel, los trastornos de conducta, inclusive en los niños, etc. En éstos las respuestas al tratamiento son espectaculares y rápidas, debido a que están más vírgenes de tratamientos alopáticos supresivos.

¿Son incompatibles el tratamiento homeopático y el alopático?

La medicación alopática enmascara o “suprime” los síntomas naturales del enfermo y de la enfermedad. Además anula parcial o totalmente el efecto curativo de los remedios homeopáticos. Por eso es necesario que el paciente refiera toda la medicación no homeopática que está recibiendo. El médico homeópata sabrá determinar cuáles debe suspender. Muchas veces esta suspensión de los mismos debe hacerse en forma progresiva, otras veces se suspenden de entrada, y hay alguna medicación alopática que no puede ni debe dejarse de tomar. El paciente no debe dejar de ingerir los remedios alopáticos por su cuenta sin previo consentimiento del médico, ya que algunas veces le puede ocasionar serios trastornos.

¿Cuál es el campo de acción de la homeopatía?
El campo de acción de la homeopatía es muy amplio. Abarca las patologías de enfermedades orgánicas y funcionales, enfermedades agudas y crónicas, un gran número de enfermedades graves, trastornos emocionales y de conducta, problemas psicosomáticos, enfermedades psiquiátricas. Existe un límite en el campo de acción de la homeopatía: toda enfermedad que sea irreversible, incurable. Pero lo que sí puede brindar a estos pacientes es una mejor calidad de vida. Y algunas veces nos encontramos con que una enfermedad que era incurable, con el tratamiento homeopático se torna curable.

¿El médico homeópata examina al enfermo, solicita análisis y radiografías, hace diagnósticos?

Tanto la Alopatía como la Homeopatía son dos modalidades terapéuticas, y todo el resto de las especialidades (cirugía, clínica, pediatría, obstetricia, etc.) no son privativas de una ni de la otra, sino que forman parte de las ciencias médicas y del arte de curar.
El médico homeópata, luego de realizar la minuciosa Historia Clínica, realiza el examen físico del enfermo, y solicita todos los análisis, estudios radiológicos, otros estudios que sean necesarios; y si el caso lo requiere, la interconsulta con el especialista que corresponda. Profesional y éticamente se comporta de la misma manera que el médico alópata.

¿Existen los falsos homeópatas?

Sí. Son médicos, pero no han hecho la especialización de post grado en Homeopatía. Utilizan algunos remedios homeopáticos en sus recetas, pero sin los principios fundamentales que rigen a la Homeopatía. Generalmente son remedios alopáticos “para adelgazar”, “para los nervios”. La mayoría de las veces son recetas con varios remedios en una misma prescripción, y que pueden resultar muy peligrosos para la salud del paciente. Tales como las anfetaminas, los diuréticos, los sedantes, las hormonas mal utilizadas (generalmente tiroideas). Están escritos en nombres claves para su difícil interpretación. Se prescriben en forma de comprimidos o cápsulas.
El verdadero remedio homeopático es único (HOMEOPATÍA UNICISTA), está escrito claramente en latín (que es la sustancia de la cual se extrae). Están preparados en forma de glóbulos (de azúcar), o en gotas, o en papeles (los que contienen un polvo de lactosa impregnado con la dilución del remedio), y a veces tabletas.

¿Existen otras medicinas alternativas relacionadas con la Homeopatía?

Sí existe, pero nada tienen que ver con la Homeopatía. Algunas como la Quiropraxia, los Remedios Florales de Bach, la Herboristería (usan hierbas medicinales), el Naturismo, la Acupuntura, el Iridodiagnóstico (diagnóstico por el iris), etc.

¿Cuánto tiempo dura un tratamiento homeopático?
Esto depende primeramente del paciente, ser único e irrepetible, no hay otro igual a él, es decir de la buena vitalidad que tenga para responder al mecanismo de la curación. Luego, de las características de la enfermedad, de su gravedad, de su cronicidad. Y finalmente, del remedio bien indicado y bien preparado.
No hay duda que los que mejor y más rápidamente responden son los niños y los pacientes vírgenes de tratamientos alopáticos previos. Cuanto más crónica y grave sea la enfermedad, más lenta será la reacción curativa. Hay enfermedades en donde la respuesta homeopática es rápida: una angina, una otitis, una gripe, un trastorno digestivo. Pero hay otras en las cuales no se puede predecir la duración del tratamiento: enfermedades crónicas. El paciente que se somete a tratamiento homeopático debe saber que tiene que tener mucha paciencia y saber esperar los resultados a veces hasta 6 meses o un año, o más en otros casos.

¿Hay contraindicaciones durante el embarazo y la lactancia?

NINGUNA. Son remedios totalmente inocuos, efectivos, seguros. Hace más de 200 años que se utilizan, y como sus principios son energéticos, es decir que no hay sustancia en los mismos, no tienen contraindicaciones durante todo el embarazo y la lactancia. Una mamá tratada con homeopatía durante el embarazo tendrá un niño más tranquilo, más sano. Durante la lactancia se puede administrar el remedio a la madre para que tenga su efecto sobre el lactante.

¿Se pueden ingerir vitaminas durante el tratamiento homeopático?
Hay ciertos medicamentos alopáticos sustitutivos de alguna carencia, de algún déficit, como las vitaminas, los minerales, ciertas hormonas, que pueden tomarse durante el tratamiento homeopático, siempre y cuando sea necesario ingerirlos. De la misma manera se podrán recibir transfusiones cuando sea necesario.

¿Se opone la homeopatía a la cirugía?

De ninguna manera. Es necesario que los pacientes sepan que lo que es quirúrgico no se podrá solucionar por otros métodos (hernias, fracturas, eventraciones, peritonitis, obstrucciones, cáncer, etc.). Pero existen casos en los cuales se puede evitar una cirugía mediante la utilización de remedios homeopáticos: anginas pultáceas o hipertróficas recurrentes, adenomas de próstata, cicatrices queloides, hemorroides, fibromas, nódulos benignos de mama, de ovario, etc. Lo que sí es importante saber es que todo paciente que debe ser sometido a una cirugía deberá consultar con su médico homeópata unos días previos a la intervención. Mediante una medicación se podrá preparar emocionalmente para la cirugía: se medicará para el pre y para el post operatorio. De esta manera se consigue que el enfermo esté en buenas condiciones anímicas, que tenga el menor miedo posible, y es casi seguro que después de la operación no habrá complicaciones (dolor, infecciones, hemorragias no esperadas), acompañado esto de una óptima cicatrización de la herida.

¿Está reconocida en nuestro país la Homeopatía?

Hasta el momento, no. En otros países como Inglaterra, Alemania, Francia, Méjico, Brasil, existe como materia en la Facultad de Medicina. También hay hospitales con internación para tratar a los enfermos con medicina homeopática. En nuestro país se está tratando de que esta especialidad llegue a los medios académicos, en donde actualmente todavía hay un gran desconocimiento de esta doctrina médica. La Universidad Maimónides en nuestro país ha incorporado a la Homeopatía como materia de la carrera médica.
Otro punto en contra son los mal llamados “médicos homeópatas” (falsos) que desvirtúan la especialidad con recetas de remedios preparados magistralmente, que no son homeópatas graduados en alguna de las Escuelas o Asociaciones de Post-grado de Medicina, y que la mayoría de la gente desconoce por falta de información. Utilizan remedios homeopáticos, pero sin cumplir con las estrictas leyes de la clínica y de la prescripción de la VERDADERA HOMEOPATÍA.
En Estados Unidos, Europa, Brasil y México está legislada la especialidad médica y la fabricación y comercialización del remedio homeopático.

¿Qué opinan los homeópatas sobre las vacunas?

Muchos homeópatas aconsejamos que los chicos sean vacunados con las vacunas obligatorias, de las cuales las más importantes son: la difteria, el tétanos, y la polio. Existen medicamentos homeopáticos que atenúan el sarampión, por ejemplo, y lo curan más rápido. En el caso de vacunas con un concentrado muy fuerte, como la de la hepatitis, los homeópatas consideramos que bajan las defensas y pueden provocar otra enfermedad, un cuadro de alergia, por ejemplo, o inclusive alguna enfermedad en el mismo hígado.
En el caso de muchas vacunas que producen efectos deletéreos en los niños, es importante que se informe oficialmente a la población de los mismos. Así cada individuo podrá decidir por sí mismo la responsabilidad que le corresponde con respecto a la vacunación.

20130225-151118.jpg

20130225-151133.jpg

20130225-151600.jpg
PADRE DE LA HOMEOPATIA

Fuentes:
http://www.verdaderahomeopatia.com

20130225-151600.jpg

Check Also

ECOSEXUALES, ELLOS HACEN EL AMOR CON LA TIERRA

SEXO CON LA TIERRA, ELLOS SON LOS ECOSEXUALES   La Ecosexualidad es una corriente que …

No comments

  1. Muy buen aporte. La medicina alternativa como la homeopatía no para de crecer. La ausencia de efectos colaterales y la gran efectividad de las terapias y medicamentos caseros han popularizado su uso.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!