¿Cuántas vidas cuesta un móvil?

Detrás de la mayoría de teléfonos móviles o tabletas hay un mineral, el coltán, que sale a la luz solo con tragedias como la muerte esta semana de 60 trabajadores en una mina del Congo

[showads ad=center]
coltan

Ordenadores, televisiones de plasma, móviles, videojuegos, gps de los aviones, industria aeroespacial, implantes médicos… el coltán está presente en muchos de los aparatos electrónicos imprescindibles de la vida moderna. Pero, ¿qué es el coltán y cómo se consigue esta sustancia?

.[showads ad=top]

Mezcla de los minerales columbita y tantalita (óxido de tantalio, hierro y manganeso), el coltán se encuentra en las tierras de la República Democrática del Congo -80%-, de Australia -10%- y Tailandia y Brasil -10%- y se presenta en forma de pequeñas vetas -no yacimientos-, lo que hace más complicada su extracción.

Tres niños por kilo

coltan niño

Llamado por muchos ‘oro azul‘ por su tonalidad cromática, es muy valorado por la enorme capacidad de conductividad eléctrica que tiene uno de sus principales componentes, el tantalio. Como ejemplo sirve saber que, para alcanzar la misma conductividad que un hilo de coltán, un hilo de cobre tendría que ser cien veces más grande que su rival. Y aunque hoy hay buenas alternativas a su uso – condensadores cerámicos o condensadores electrolíticos sólidos de aluminio-, lo cierto es que el coltán ha sido y sigue siendo piedra angular de muchas plantas de fabricación tecnológica a lo largo y ancho del mundo.

Además de la posible escasez de este material en el futuro, el problema derivado del consumo de coltán en Occidente tiene nombres y rostros: los de los miles de personas que, de forma directa e indirecta, han perdido la vida a causa de una sustancia que muchos conocen ya como ‘mineral de sangre‘.

Empecemos por las víctimas directas: la región congoleña es testigo de cómo cada mañana decenas de niños viajan hasta las zonas ricas en coltán y se introducen en pequeñas cuevas y socavones para extraer el preciado mineral. Sin medida de seguridad alguna, los frecuentes derrumbes acaban, muchas veces, con las vidas de una mano de obra barata -unos pocos dólares o, a veces, algo de comida-, ágil, capaz de entrar en lugares pequeños y ajena al dinero que se mueve alrededor de ese mineral que les va a costar la vida. Un dato: el escritor Alberto Vázquez-Figueroa, autor del libro Coltán (2008), afirma con rotundidad que, por cada kilo del mineral, han muerto tres niños en las minas.

Además, tal y como certificó el Instituto de Ciencias Nucleares de la Universidad de Nairobi, se han encontrado niveles altos de radiación entre los trabajadores del coltán, que se exponen con frecuencia a la radiactividad de minerales como el uranio, torio o radio, presentes también en los yacimientos.

Dos décadas de guerra

Pero hay más daños colaterales: la posesión y el manejo de estas minas es sinónimo de dinero y poder. El que buscan las guerrillas que desde 1988 asolan las regiones de Ruanda, Uganda y el Congo haciendo de la lucha por el mineral una excusa suficiente para violar a cientos de mujeres y arrasar campamentos. Una realidad ignorada durante mucho tiempo pero que ahora, tímidamente, comienza a despertar las conciencias de algunas empresas que, incluso, se han negado a trabajar con coltán procedente del Congo por las condiciones en las que -ya nadie puede negarlo- ha sido extraído.

Así ha nacido, por ejemplo, la lista de Conflict Minerals Company Ranking (lista de las empresas de minerales conflictivos), elaborada por la organización Hope for Congo (esperanza para el Congo), que determina el nivel de compromiso ético -trabajar con minerales no procedentes de la violencia- de cada uno de los fabricantes electrónicos.

Encabezada por Intel como empresa más ética (60 puntos), la lista da cabida a HP (54), Apple y Microsoft (38 puntos) o Nokia (35), como instituciones comprometidas. No lo son tanto, sin embargo, IBM, Samsung o Sony (27 puntos), ni HTC (4 puntos) o Nintendo (0 puntos).

aceverdura.com

El consumidor puede contribuir a la ética tecnológica con un gesto sencillo: reciclar los móviles y dispositivos antiguos para que el coltán que contengan pueda ser reutilizado.

Fuente: http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/sociedad/vidas-cuesta-un-movil-20120816

Check Also

Cómo Aprovechar una Crisis Personal para Crecer

La vida no nos pregunta, sólo sucede y a veces nos vemos envueltos en una …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!