RESUMEN DE LA TERAPIA GERSON

20130204-111146.jpg

[showads ad=top]

Desarrollada por el doctor alemán Max Gerson hace ya más de medio siglo la terapia que lleva el nombre de este insigne médico no sólo sigue de actualidad sino que es idónea para tratar cualquier patología crónica y degenerativa además de cáncer. De hecho es tan eficaz que sus postulados fueron -y siguen siendo- ferozmente atacados. Y sin embargo todo lo afirmado por él sería posteriormente corroborado por otros muchos médicos e investigadores. Max Gerson fue un adelantando a su época y, sobre todo, una persona lúcida que supo pronto averiguar las causas de la inmensa mayoría de las enfermedades y, por ende, cómo prevenirlas o tratarlas cuando ya se han manifestado… ¡sin necesidad de fármacos! De ahí que se intentara rápidamente desacreditarle.

[showads ad=center]

El Dr. Max Gerson (1881-1959) afirmaba que toda patología -aguda o crónica- puede revertirse incluyendo casos avanzados de cáncer, problemas cardíacos, artritis, tuberculosis, diabetes, trastornos cutáneos y muchas otras “enfermedades”. Eso sí, con el esfuerzo adecuado a cada caso en función de la gravedad. Y supo cómo hacerlo no leyendo complejos tratados científicos sobre ensayos controlados y resultados a menudo interesadamente manipulados como acaece hoy sino gracias a su práctica clínica con miles de enfermos y el uso de algo muy poco presente entre la gente, médicos incluidos: el sentido común.
Aunque lo más singular es que sus conclusiones no se tuvieron en cuenta porque muchas no podían constatarse “científicamente” en esa época; y es que no olvidemos que Gerson falleció –a los 78 años- hace ¡más de medio siglo! El tiempo sin embargo ha terminado dándole la razón y hoy su planteamiento está avalado por miles de trabajos posteriores publicados. Lo que no obsta para que su trabajo siga sin ser reconocido. ¿Por qué? Pues porque propone tratar a los enfermos con métodos naturales de una manera holística, integral, sin necesidad de fármacos sintéticos iatrogénicos y todo lo que no es negocio para la gran industria farmacéutica ni se da a conocer, ni se enseña en las facultades, ni se aplica en los centros públicos sanitarios. De hecho se oculta y se intenta desprestigiar.

RESUMEN DE LA TERAPIA GERSON

[showads ad=center]

En suma, Max Gerson planteó hace ya medio siglo una verdad que a los médicos les cuesta entender: que casi todas las llamadas enfermedades tienen las mismas causas y se afrontan de la misma manera. Y que es efectivamente así lo demuestra la experiencia clínica, es decir, la recuperación de todo tipo de enfermos tratados de la manera que propuso. No se trata pues de una “medicina basada en la ciencia” sino de una “medicina basada en la evidencia”. Animamos por ello a quienes quieran profundizar en sus postulados a que lean la obra recientemente publicada en España por Obelisco titulada La terapia Gerson escrita por su hija Charlotte Gerson -fundadora del Instituto Gerson con sede en Bonita (California, EEUU) que ella misma dirige- y el pediatra y periodista estadounidense Morton Walker. En ella encontrará amplias explicaciones a todo lo que en este breve artículo contamos y que por razones de espacio no podemos incorporar. De ahí que vayamos a ser muy pragmáticos y demos simplemente a conocer a modo de resumen qué debe hacer según el Instituto Gerson cualquier enfermo independientemente de la patología que sufra. Este es el resumen que hemos elaborado aclarando que ese centro incorporó soluciones a lo propuesto originariamente por Max Gerson que no estaban entonces a su alcance.

Alimentos y productos a evitar

-Toda comida procesada, envasada, congelada, refinada, salada o ahumada.
-La leche animal y sus derivados así como todo producto que los lleve en su composición… salvo los expresamente autorizados más abajo.
-La carne, el pescado y el marisco (durante las primeras 12 semanas; luego se pueden tomar pero moderadamente).
-Las bayas, los aguacates y las piñas.
-Los brotes de manzana y zanahoria.
-Las habas de soja y todos los productos derivados de la soja; incluidos la leche de soja, el tofu, el tempeh, el miso, el tamari, la salsa de soja y los condimentos que la contienen.
-Los frutos secos y las semillas (por ser demasiado ricos en proteínas y grasas).
-Las setas.
-Las alubias, los pepinos y las legumbres secas.
-La alfalfa germinada y los brotes de legumbres.
-Las hierbas aromáticas… salvo la cebolla, el ajo, el cebollino y el perejil. Pudiéndose también consumir pero sólo de forma moderada el anís, el laurel, el eneldo, el hinojo, el cilantro, el macis, la mejorana, el romero, la salvia, el azafrán, el estragón, el tomillo, la acedera, la ajedrea y la pimienta de Jamaica.
-Las especias, la pimienta y las guindillas (chiles, jalapeños, etc.).
-Las pastas (espaguetis, tallarines, raviolis, etc.).
-Los aceites vegetales, incluidos los de primera presión en frío (salvo el de lino o linaza).
-La grasa saturada animal (y por tanto los embutidos, el jamón, las salchichas, etc.
-La harina refinada y la levadura en polvo.
-La harina de trigo, incluida la integral.
-La levadura de cerveza.
-El azúcar refinado –sea blanco o moreno- y la sal de mesa.
-Las tartas, dulces, pasteles, galletas, pan y bollería hechos con harina refinada y/o azúcar.
-Los aliños embotellados.
-Las chuches y caramelos.
-El café (ingerido) y el té (incluido el verde).
-El alcohol.
-El tabaco.
-Los fármacos.
-El bicarbonato sódico (por el sodio).

[showads ad=center]

Alimentos y productos que se pueden tomar

-Frutas (excepto las bayas, los aguacates y las piñas), vegetales (excepto los pepinos), legumbres (sólo ocasionalmente y nunca ni alubias ni legumbres secas) y cereales de cultivo ecológico, arroz integral y huevos camperos (éstos de forma moderada).
-Carne magra, pescados y marisco -de forma moderada- pero sólo a partir de la 12ª semana.
-Aceite de lino prensado en frío (como aliño, no para cocinar).
-Pan de centeno integral.
-Yogur desnatado natural, requesón desnatado sin sal, queso quark desnatado sin sal y suero de leche casero batido (de forma moderada).
-Azúcar de arce, miel y sirope de arce (de forma moderada).
-Infusiones (manzanilla, menta, poleo, tila, azahar, melisa, romero, cardo mariano, pau d’arco…)
-Ajo, cebolla, cebollino y perejil como condimentos. Y de forma moderada anís, laurel, eneldo, hinojo, cilantro, macis, mejorana, romero, salvia, azafrán, estragón, tomillo, acedera, ajedrea y pimienta de Jamaica.
-Como aliño puede usarse -además del aceite de lino- zumo de limón y vino tinto o vinagre diluido en agua (con un poco de jugo de caña azucarera si se quiere endulzar).
-Y, sobre todo, trece zumos diarios de frutas y verduras frescas, crudas y ecológicas (no valen las congeladas pero sí las pasas) recién exprimidos; en tomas repartidas a lo largo del día. Pueden asimismo tomarse en forma de gazpacho (sopa fría), crema –sin leche animal-, puré, ensalada o compota. Incluso pueden asarse, estofarse a fuego lento o hacerse a la plancha o al baño maría pero no deben cocerse, freírse o usar con ellas el microondas.

Suplementos:

-Yoduro potásico (la conocida Solución Lugol). Una gota seis veces al día las tres primeras semanas y a partir de ahí solo tres veces diarias (puede echarse en los zumos). Salvo que se sea alérgico o intolerante al yodo o se haya recibido quimioterapia.
-Coenzima Q10. Fundamental para la producción de energía en la célula (producción de ATP) y potente antioxidante neutralizador de radicales libres que mantiene las membranas celulares en estado óptimo. Su biodisponibilidad es mucho mejor en forma de ubiquinol. Se sugiere empezar por 90 mcg una vez al día y si no hay efectos secundarios –principalmente taquicardia o arritmia- subirla hasta los 300 mcg al segundo día y a 600 mcg el tercero manteniendo ya la dosis.
-Enzimas pancreáticas precedentes de fuentes vegetales y animales. El Instituto Gerson recomienda concretamente dos marcas alemanas –Wobe-Mugos y Megazyme-Forte- que contienen pancreatina, papaína, bromelaína, tripsina, quimotripsina, lipasa, amilasa y rutina.
-Vitaminas B3 o niacina -300 mg (2-2-2-) durante seis meses pero en forma de ácido nicotínico, no como niacinamida-, B12 o cobalamina -100 microgramos al día durante seis meses- y C –1,5 gramos al día pero nunca en forma de ascorbato cálcico o sódico-. Todas ellas naturales, no sintéticas.
-Hormona tiroidea natural (hay varias marcas); hasta 320 mg al día.
-Polen de abeja (3 cucharaditas por día pero a partir de la 12ª semana) y jalea real (una cápsula de 100 mg antes del desayuno pero no junto a alimentos calientes).
-Aceite de lino (una cucharada sopera con la comida y otra con la cena -incluidas las que use en las ensaladas- el primer mes para pasar luego a una sola cucharada con la comida).
-Acidol pepsina (betaína clorhidrato y pepsina). Dos cápsulas tres veces al día antes de las comidas. Ahora bien, absténganse de ingerirlo quienes padezcan úlceras gástricas, gastritis náuseas graves, hemorragias intestinales y problemas esofágicos así como quienes estén tomando cumarina.
-Solución de potasio. Al potasio de las frutas y verduras hay aún que añadirle más. Hay que ingerir una solución compuesta por 33 gramos de acetato de potasio, 33 de monofosfato de potasio y otros 33 de gluconato de potasio diluidos en un litro de agua mineral o destilada e ingerir entre 1 y 4 cucharaditas diez veces al día; preferiblemente tras ingerir los zumos.
-Tabletas de carbón vegetal activado (tome lo que indique el prospecto).
-Aceite de ricino. Ingerido así como en forma de compresas en el caso de quistes y tumores visibles. Ahora bien, está contraindicado para quienes se hayan sometido recientemente -o se estén sometiendo- a quimioterapia.
-Ingerir pancreatina (enzimas pancreáticas puras obtenidas de extracto de páncreas de cerdo). Se comercializan en grageas y deben tomarse 1.200 mg a lo largo del día. Ahora bien, no debe ingerirse en casos de sarcoma.
-Usar cataplasmas de arcilla.
Acciones desintoxicantes primordiales

-Ponerse un enema de café diario.
-Evitar todo posible contaminante presente en el aire, el agua, los alimentos, los productos de higiene personal y los de limpieza del hogar, los tintes de la ropa, los medicamentos y las radiaciones electromagnéticas (WiFi, antenas de telefonía, teléfonos móviles e inalámbricos, líneas de alta tensión, transformadores, etc.). Y eso incluye todo componente clorado o fluorado: agua, dentífricos, enjuages bucales, tintes, desodorantes, lociones, pintalabios…).
-Someterse periódicamente –una vez al mes por ejemplo- a una hidroterapia de colon.

Otros consejos importantes:

-No deben usarse los microondas, las ollas exprés, las ollas para cocer al vapor y los utensilios de cocina de hierro o aluminio.
-Debe dormirse suficientemente porque el organismo se depura preferentemente de noche.
-No deben seguir esta terapia –al menos sin estricto control médico- las personas que tengan o hayan tenido problemas cardiovasculares.

Fuentes:
http://www.dsalud.com/

loading...

Check Also

5 Errores que te Evitan llevar una Alimentación Saludable

No cabe duda que la alimentación es un factor imprescindible para llevar una vida saludable …

No comments

  1. deseo saber si en guatemala tenemos acceso a este tratamiento estoy interresada mi correo es [email protected]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!