Pedro Manuel Salado, salva a 7 niños de morir ahogados

Pedro Manuel Salado dedicó su vida a los niños y dio la vida por ellos.

Las circunstancias de la muerte de este misionero seglar de 43 años, perteneciente a la institución religiosa familiar Hogar Nazaret, han causado admiración y tristeza, también en su natal Chiclana (Cádiz). Su fallecimiento en Quinindé (Ecuador) tras salvar a siete niños de morir ahogados el pasado domingo quedará en la memoria de todos como un acto heroico de un hombre de carácter tímido, pero que no se lo pensó dos veces cuando vio a los pequeños en peligro.

“Ha sido un héroe impulsado por el amor y la caridad”, así definió la directora del Hogar de Nazaret de Chiclana, María de Prado, la acción de Pedro Manuel, una persona de familia humilde que se marchó a las misiones siendo muy joven.
Su misión era la de atender, educar, enseñar y cuidar en plan fraternal a niños huérfanos o procedentes de familias desestructuradas. No en vano, los chicos le llamaban ‘papi’ por el cariño que les profesaba. “Hacía de todo. Les hacía la comida e incluso los lavaba. En fin, como si fueran sus hijos”, comentaba María.
Natural de Chiclana y con cinco hermanos, la familia de Pedro Manuel reside en la zona conocida como La Carabina, un barrio al que acudía cada cuatro años a visitar a los suyos. Sus esporádicas visitas durante un mes las compartía también con el alojamiento que le ofrecía el Hogar de Nazaret en Chiclana, situado en la Rana Verde, donde aprovechaba la ocasión para realizar ejercicios espirituales y departir con trabajadoras y religiosas de la institución.

Este hombre es un heroe…y quiero rendirle homenaje con este post. Comparte su historia…

20121206-210546.jpg

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR