La cara oscura de la moda: explotación infantil

La cara oscura de la moda: explotación infantil

Día si y día también, los medios publican listas llenas de éxitos, que si ‘los 100 más ricos del mundo’, ‘Las marcas más rentables’ ‘las mayores fortunas’…pero la cara fea de la moda también ve la luz en muchas ocasiones y esos mismo que las lideran, están presentes también en otros índices no tan envidiables. El Confidencial se hacía eco esta semana de un informe creado por el Centre for Research on Multinational Corporations de Holanda y el India Committee of the Netherlands, en la que no se mide el dinero que estas empresas producen, sino la esclavitud que se esconde detrás de cada camiseta o cada pantalón. Titulado Captured by cotton (Atrapadas en el algodón), este informe relata el proceso de reclutamiento, generalmente a través de falsas promesas para una vida mejor, de miles de niñas y jóvenes indias de entre 14 y 20 años por los grandes fabricantes textiles de Tamil Nadu, un estado de la India.

Y una vez más, son cadenas españolas como Inditex o El Corte Inglés las que lideran dicho repertorio. Un panorama sombrío que retrata a niñas trabajando sin contrato, privadas de libertad y en condiciones insalubres durante más de 72 horas semanales por un salario de 0,88 euros al día, del que además, sólo podrán disponer cuando hayan transcurrido de tres a cinco años y que destinarán íntegramente para pagar su dote matrimonial. Un acto que fue prohibido en India hace más de 50 años pero que sigue siendo habitual en las zonas rurales, sobre todo entre las familias más pobres que sueñan con salir de la miseria mediante el matrimonio de sus hijas.

Días después de la noticia, surgen los comunicados oficiales de las empresas afectadas en los que una vez más se pueden leer las mismas palabras: ‘ya está todo regulado’, ‘no aceptamos ese tipo de acciones’, ‘no tenemos constancia’… luego se crea una colección cápsula que rece algún tipo de mensaje sostenible o ecológico y ya estamos todos contentos pero, ¿dónde están los límites de la moda? Es muy difícil controlar a este tipo de empresas textiles, normalmente situadas en países orientales, pero ¿de verdad las grandes empresas no tienen constancia? ¿ Opináis que la solución a este tipo de explotación la tienen en sus manos dichas empresas o por e contrario, debe haber un control por parte de la Unión Europea y por los gobiernos de cada país? ¿Podemos hacer algo los consumidores?

20121206-220100.jpg

Fuentes:
http://letiroirdubonton.wordpress.com/

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR