USO DE PLANTAS MEDICINALES Y SEXUALIDAD FEMENINA


[showads ad=center]

PLANTAS MEDICINALES Y SEXUALIDAD FEMENINA

CÓMO RESPONDE LA FITOTERAPIA EN LA SEXUALIDAD

¿La fitoterapia nos puede hacer efecto a la sexualidad?

Todos los días acuden a nuestras consultas personas con problemas de impotencia, nos dicen que ya no sienten ningún deseo, y de mujeres que darían cualquier cosa por sentir un orgasmo. ¿Cómo encaja esta realidad que vemos continuamente en nuestro consultorio con un mundo donde la voluptuosidad cotiza al alza? Cuerpos estructurales que anuncia perfumes y coches, promesas de felicidad a través de los placeres de la carne en todos los spots publicitarios, etc. Pues bien: todos estos estímulos de los medios de comunicación dejan totalmente impasibles a nuestros pacientes. En realidad, el deseo sexual no tiene por qué estar siempre presente y la mayoría de estas personas parece estar sanas psicológicamente, aunque su impotencia sexual parezca a veces el resultado de un incesante dominio interior. En alguna parte de esas mentes late a veces una zona reprimida de alto voltaje, y donde existe tal presión suele presentarse con frecuencia un desequilibrio emocional latente.

¿Qué son las disfunciones sexuales femeninas?

Se conocen como disfunciones sexuales femeninas aquellas alteraciones que afectan a las relaciones sexuales influyendo negativamente en cualquiera de las fases de la respuesta sexual femenina. Las disfunciones sexuales femeninas más frecuentes son la anafrodisia, que es la falta del deseo sexual; la dispareunia o coitalgia, que se refiere a las molestias que algunas mujeres pueden padecer durante el coito, abarcando desde la irritación vaginal postcoital hasta un profundo dolor; el vaginismo, que se refiere a la concentración involuntaria de los músculos que rodean la entrada a la vagina, dificultando o impidiendo la penetración; y la anorgasmia, que supone un bloqueo del componente orgásmico, pero no de la excitación.
Al igual que en el caso de las disfunciones masculinas, en el caso de las femeninas también tenemos disponibles en la naturaleza principios activos que pueden resultar de gran ayuda en la mayoría de los casos, disminuyendo los síntomas de esas alteraciones e incluso, en muchos casos, haciéndolos desaparecer.
Nos encontramos con la canela, que estimula la acción de las glándulas sexuales femeninas y es un gran energetizante físico y mental; el eleuterococo, que aumenta la resistencia del organismo, incrementando los mecanismos de defensa, aumentando el rendimiento físico y estimulando la función de las glándulas sexuales; la pimienta, que estimula la circulación; la vitamina A, que ayuda en el ciclo normal reproductivo femenino, y a que los cambios que se producen en las células y tejidos durante el desarrollo del feto evolucionen normalmente; por último la vitamina E, que es esencial para la reproducción normal en varias especies de mamíferos y para tratar trastornos de la menstruación, vaginitis y síntomas de la menopausia.

DISFUNCIONES SEXUALES FEMENINAS.

[showads ad=center]

Anorgasmia: bloqueo del componente orgásmico, pero no de la excitación. Vaginismo: contracción de los músculos del tercio inferior de la vagina. Dispareumia: coito doloroso que abarca desde la irritación vaginal después del coito hasta un dolor profundo.
Anafrodisia: inhibición de la excitación en general por falta de sentimientos eróticos.

¿En estos casos se debe renunciar al sexo?

En la actualidad, veinte de cada cien personas del planeta confiesan tener problemas sexuales: sus relaciones íntimas no funcionan. Se trata de gente que, sencillamente, no encuentran placer en el sexo, tal como se les promete en la publicidad y en las películas. Pasan de erotismos no por cuestiones morales o éticas, sino porque ha dejado de interesarles y prefieren canalizar su energía hacia otros ámbitos, como conseguir más dinero al mes, hacer deporte, comprarse un coche mejor o ascender en la empresa. De hecho, esto afecta sobre todo a los obsesos del trabajo. A las personas muy estresadas y a los adictos al gimnasio, especialmente a los que toman esteroides, pues el exceso de ejercicio físico y la toma de anabolizantes son un cóctel letal para la sexualidad y las hormonas.
Por sorprendente que resulte, renunciar al sexo por falta de interés no es nada nuevo, siempre ha habido ascetas y cébiles a lo largo de la historia, pero casi siempre por motivos religiosos. Sin embargo, últimamente la cifra de quienes se ven abocados a una castidad no siempre elegida va in crescendo.

Muchas personas con ausencia de impulso sexual pueden tener necesidad de pareja, de convivir con alguien y, a veces, esta permanente falta de deseos eróticos puede causar problemas a la otra persona, que a lo mejor sí los tiene. Matrimonios sin sexo los ha habido siempre y, de hecho, muchos no pasan de ser una pareja romántica tradicional, con cercanía física pero sin connotaciones sexuales: a través de la charla, compartiendo sus miedos, ambiciones y secretos más personales, embarcándose en actividades lúdicas en común o compartiendo una gravosa hipoteca de por vida.
Está demostrado: el sexo es un instinto, y cuanto menos lo practicas, menos ganas tienes. Así que habrá que hacerse a la idea de que hay que eliminar los impulsos eróticos con la utilización de algunos productos naturales, igual que cuidamos nuestro colesterol o nuestras arrugas.
Para tener una buena sexualidad entre una pareja, tiene que coincidir varios aspectos importantes en ellos. Lo primero que debemos saber es que en el sexo participan:

Mente: que la persona con la que vas a compartir el sexo en tu mente esté como un cuerpo atractivo que deseas, es el deseo el que hace que la mente atraiga a la otra persona y por esa razón tiene que ser la mente la primera en entrar en contacto.

Corazón: cuando una persona es deseada, pasa ‘por nuestro ardor, es decir,por el fuego que nuestro corazón emprende para querer que esa persona
comparta nuestro placer y nuestro amor inclusive; por eso nuestro corazón se vuelve fuego y arde de impaciencia hasta el punto de la culminación del acto sexual.

Órganos genitales: los órganos genitales tienen que entrar en erección para que el miembro viril en el hombre se ponga en condiciones de poder penetrar la vagina de la mujer y a la vez la mujer, tiene que segregar el líquido uterino para que a la penetración exista ese fluido que hace que ambos se puedan mover perfectamente en el acto sexual.

El hombre debe no tener prisa por acabar el coito, y la mujer relajarse y disfrutar del mismo llegando cuantas veces sea de su agrado al mismo, después cuando ambos están llenos y satisfechos es cuando el hombre debe llegar al coito, y de esta forma difícilmente no queden ambos satisfechos y llenos de placer.

Gracias por leer, comentar y compartir las notas.

Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo, siguenos en la comunidad de facebook PINCHA AQUI: ECOnsumo, somos mas de 50,000 , unete, te esperamos!




SI TE INTERESA LA ALIMENTACION PREVENTIVA DE ENFERMEDADES ESTA ES TU TIENDA ECOLOGICA

 

Fuentes:
http://www.icicma.com/
Autor:
Ildefonso Cobo Jiménez
Lincenciado y Doctorado en Medicina y Cirugía,
Además de ser Lincenciado en Psicología y
Doctorado en Filosofía hindú.

 

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!