Propiedades medicinales del anís verde

Propiedades medicinales del anís verde

(Pimpinela anisum, Hierba Dulce, Matalauva, Simiente Dulce) El anís verde es originario de los países del Oriente Medio, aunque su cultivo se ha extendido por los países cálidos del Mediterráneo. España es uno de los principales productores del mundo.

Las propiedades medicinales de esta planta está en su fruto. Esto se debe sobre todo a su esencia, el anetol; que, en cambio, aislada del resto de los principios activos de la planta y concentrada, pierde sus virtudes curativas, e incluso puede resultar tóxica (produce convulsiones) . A ello se debe que los licores de anís fabricados con su esencia, no posean propiedades medicinales, y sí efectos tóxicos, debidos tanto al alcohol como al anetol. Por el contrario, el fruto del anís, tal cual nos lo ofrece la naturaleza, se halla prácticamente exento de los riesgos de la esencia. Esto se debe, en parte, a que, además de anetol, contiene otras sustancias como fenoles, ácido málico, azúcares y colina. Los principales usos del anís verde son los siguientes:

Sobre el aparato digestivo: el anís es el prototipo de las plantas con acción carminativa, aperitiva, tonificante del estómago y digestiva. Limpia los intestinos de fermentaciones y putrefacciones. Forma parte de la “tisana de las cuatro simientes”, junto con la alcaravea, el hinojo y el cilantro, y de la que Font Quer afirma que no hay flato que se le resista.
A los niños y lactantes les resulta muy eficaz la infusión de anís en casos de gases o de diarreas malolientes. Es una buena costumbre dar infusiones de anís a los lactantes, a modo de refresco.
Sobre el aparato respiratorio: expectorante. Facilita la eliminación de las mucosidades bronquiales, haciéndolas más fluidas. Conviene a asmáticos y bronquíticos. Se recomienda especialmente a los que siguen un plan para dejar de fumar, pues actúa como un verdadero antídoto de la nicotina y de los alquitranes del tabaco: limpia los bronquios de mucosidad irritante y facilita la regeneración de las células de las mucosas. Además sustituye por un fresco aroma, el olor a tabaco del aliento del que acaba de dejar de fumar.

Sobre la glándula mamaria: acción galactógena, es decir, que aumenta la producción de leche. Por eso los ganaderos dan anís a las vacas ovejas, mezclándolo con el pienso. Curiosamente, el anís se elimina con la leche, por lo que las madres que la tan, al tomarlo benefician también sus niños.

El anís verde se puede tomar a modo de infusión con una cucharadita de café (3 gramos) de frutos por taza de agua que se toman calientes, hasta 3 tazas por día, preferiblemente después de las comidas; se puede endulzar con miel (a los bebés se les prepara la infusión con 1 o 2 cucharaditas de café de frutos secos en un cuarto de litro de agua que se puede endulzar con una cucharadita de postre de azúcar -la miel no es bien tolerada por los lactantes-, y se le va administrando al niño en biberón o a cucharaditas en el transcurso de la jornada). De la esencia se toman de 1 a 5 gotas, 2 o3 veces al día. En polvo, hasta 2 gramos diarios.

Fuentes:
http://www.diccionarioplantas.org/

20121122-225907.jpg

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!