CONSIGUE UN VIENTRE PLANO

CONSIGUE UN VIENTRE PLANO

¿Cómo podemos rebajar los acúmulos en el vientre?

Además de la dieta y de los aparatos estéticos, moldear un vientre plano también es cosa de masajes. Si no tienes tiempo de acudir a un centro, aquí te proponemos ideas fáciles para hacerte un automasaje a cualquier hora del día y lugar. Tumbada en la cama, duchándote o sentada en la oficina. Hazlo tu mismo/a está de moda. Y el masaje no es una excepción. Este mimo terapéutico puede hacer mucho por la salud y belleza de nuestro cuerpo si al menos le dedicamos 15 minutos al día. En este tema, te expongo diferentes alternativas de automasaje para la barriga de acuerdo con tus necesidades. Ponte manos a la obra y aprende a planchar tu vientre con técnica, cariño y constancia, de manera fácil y efectiva.


Deshínchate con presiones circulares. Mientras estás tumbada en la cama, antes de levantarte y acostarte, puedes hacerte este masaje que, aunque no disminuye de manera directa la acumulación de grasas, ayuda a adelgazar y perder la barriga. La razón es muy sencilla: facilita el tránsito intestinal, alivia los gases y reduce la hinchazón, la acumulación de líquido y las toxinas en la zona, una de las principales causas de la celulitis.

¿Cómo hacerlo?

Presiona con ambas manos la parte inferior y derecha de la barriga y haz círculos en el sentido de las agujas del reloj, avanza de esta manera hacia arriba hasta llegar a las costillas, luego recorre la parte superior del ombligo y baja por el lado izquierdo. Repite el recorrido en el mismo sentido al menos 5 veces.
Moldear la cintura. Cuando te pongas la crema diaria (hidratante, reafirmante, anticelulítico o reductora), aprovecha para darte este masaje que además de asegurar una buena absorción de la crema ayuda a moldear tu cintura, ya que esta técnica actúa como una gimnasia pasiva que moviliza las grasas y estimula su eliminación.

¿Cómo hacerlo?

Haz amasamientos alternando las manos en el área de la cintura, comenzando en el costado y terminando en el ombligo. Hazlo al menos 2 minutos en cada lado.
Rodillo antimichelines. Este masaje lo puedes hacer al menos una vez al día antes de ponerte la crema hidratante o reductora. Es una técnica quemagrasas, ya que ayuda a aumentar el metabolismo local y a disolver las grasas para facilitar su eliminación.

¿Cómo hacerlo?

Agarra un pellizco de piel en la parte superior derecha del abdomen entre los pulgares y el resto de los dedos, y sin soltar la piel en ningún momento avanza hasta la parte inferior. Hazlo al menos 10 veces en cada lado.
Apisonadora de nudillos. Es una técnica de movimientos circulares que se realizan con los nudillos, ideal para trabajar la zona circundante del ombligo y drenar la grasa que se acumula en ella. Lo puedes con o sin crema, tumbada, sentada o de pie.

¿Cómo hacerlo?

Realizar círculos con los nudillos de ambas manos, comenzando en la parte inferior del ombligo, y rodeándolo por el lado derecho (en el sentido de las agujas del reloj). Hazlo al menos 10 veces, siempre en la misma dirección.
Presiones lumbares. Es una técnica ideal para realizar en los minutos de descanso del trabajo, ya que se debe hacer sentado. Y aunque no se trata de la zona exclusiva de la barriga, la grasa acumulada en la parte baja de la espaldase que aumentemos la talla de la ropa.

¿Cómo hacerlo?

Coloca los 4 dedos de ambas manos (una a cada lado) en la parte lateral de la pelvis de manera que queden los pulgares en la parte anterior. Presiona y desliza la piel con los 4 dedos desde la parte lateral hasta la columna. Dibuja varias líneas paralelas entre sí y hazlo al menos 10 veces en cada línea.
Digitopuntura. También resulta muy efectivo estimular los puntos de acupuntura que promueven la buena digestión y el drenaje de líquido, toxinas y grasas. Apréndelos de memoria y masajéalos en el siguiente orden:
Hígado: apretando la piel que queda entre el dedo gordo y el dedo medio del pie.
Riñón: presionando el punto situado a 3 dedos por encima de la parte interna del tobillo.
Vesícula biliar: presionando justo en la depresión que se encuentra en la tibia, debajo y en la parte externa de la rodilla.
Estómago: presionando los 2 puntos situados a ambos lados del ombligo a 3 cm de distancia de éste.
Intestino grueso: presionando la piel que queda entre el nacimiento del dedo pulgar e índice de la mano.

¿Qué más podemos hacer?

Una exfoliación en la ducha. Al menos una vez por semana debes hacerte una exfoliación mientras te duchas, ya que ayuda a eliminar las células muertas que permanecen en la superficie de la piel, y además de darle un aspecto más saludable a tu abdomen, estimula la circulación sanguínea de la zona y aumenta los beneficios que te aportan los masajes.

¿Cómo hacerlo?

Date un masaje circular alrededor del ombligo y la cintura durante 2 minutos con una esponja o gel exfoliante, o añadiendo 1 puñado de sal a tu jabón corporal.
Además de los consejos que he expuesto, es necesario ayudarse con una dieta nutritiva y adecuada y especialmente tomar quema grasas como es la L-carnitina, pero también los extracto vegetales de judía, hinojo, té verde, fucus, alcachofa, piña y cola de caballo, que ayudan a eliminar líquidos y mantener buena función intestinal.
Es muy bueno tomar fibra en estos casos que puede ser de: manzana, inulina, pectinas y extracto de vainas de judías, para mejorar el transito intestinal.
Todos estos preparados de plantas o fibra, los puedes encontrar en las tiendas de dietética y herbolarios.
Si eres una persona que hace deporte en gimnasio, lo que tienes que hacer es una buena tabla de abdominales y andar por cinta o bicicleta estática, de cualquiera de las formas y especialmente la de abdominales te hará un vientre plano, pero no te olvides de ir al menos 2 o 3 veces en semana al gimnasio, de lo contrario tampoco es efectivo.
Si no tienes tiempo y no vas al gimnasio, haz los masajes que te he recomendado en casa y al cualquier hora, y como mínimo anda cada día por especio de una hora, déjate el coche en casa vez andando a tu trabajo si no te coge excesivamente lejos, si acaso es lejos bájate 1 o 2 estaciones antes del autobús o metro y recorre andando el resto de la distancia, imponte hacer los ejercicios y veras como quien en realidad mejora eres tú. Recuerda que sólo nada viene, es tu esfuerzo quien debe imponerse cada día y pensar que no quieres tener esas grasas que tanto te molestan y te afean en la zona del vientre, hazlo y veras los buenos resultados que obtienes. Cuando tu disposición está la misma alerte tu mente te recordará que tienes que hacer cada día esos ejercicios y nada mejor para que en pocos días obtengas ese vientre plano que tanto te gusta en otras personas.
Fuentes:
http://www.icicma.com/
Autor:
Ildefonso Cobo Jiménez
Lincenciado y Doctorado en Medicina y Cirugía,
Además de ser Lincenciado en Psicología y

20121121-221715.jpg

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!