Esfuerzo y recompensa

Buenas camaradas!
Hoy quiero reflexionar sobre el esfuerzo personal, el compromiso y el sacrificio.

Cada uno de nosotros sabe mejor que nadie que aquellas cuestiones y aspectos relevantes y valiosos de la vida no se consiguen sin que medie una buena dosis de entrega, sacrificio y esfuerzo personal por parte de los protagonistas. Generalmente lo que es fácil de alcanzar, lo que no supone en ningún caso una renuncia o una privación, ni conlleva empeño alguno, suele ser algo efímero y poco valioso en lo que se refiere al enriquecimiento como ser humano.

Es cierto, que también nos encontramos con personas a las que la vida les ha venido rodada, todo han sido facilidades, nunca han pasado penurias ni privaciones, no conocen lo que supone ganarse un puesto de trabajo, porque se lo han regalado, ni han pasado por aprietos o apuros. Tampoco se han visto obligados a abandonar su ciudad o localidad natal para tener que buscar mejor suerte en un lugar o lugares diferentes; su denominador común ha sido la opulencia y la abundancia. Es evidente que existe el factor suerte, y posiblemente ninguno de nosotros renunciaríamos a él si tuviesemos idénticas posibilidades, o puede que sí, depende de nuestro carácter, de nuestra manera de pensar. En estos casos estamos hablando de los estrictamente físico, tangible y material. Sin embargo, puedo asegurar que nada hay tan reparador y reconfortante como tener la oportunidad de presenciar el resultado obtenido tras la dedicación, la constancia y la abnegación. La satisfacción que produce poder contemplar todo aquello que has conseguido por tí mismo, sin la ayuda de nadie, eleva tu autoestima, te ennoblece y dignifica.

El sacrificio y el esfuerzo se consagran así como los mejores alidados e imprescindibles acompañantes en esta senda, a veces tortuosa, a veces agradable, llamada VIDA. Sólo cuando hacemos uso de estos dos elementos en impecable armonía, disponemos de la autoridad moral necesaria para sopesar en su justa medida las dificultades y controversias que nos encontramos a lo largo de nuestra existencia; como consecuencia de su superación, o por haber puesto todos los medios necesarios para sobrepasarlos. Si, por el contrario, decidimos no portarlos en nuestra mochila, el mundo podrá resultarnos en algunos momentos más fácil, menos comprometido y tremendamente bonito, pero, a largo plazo, estrepitósamente vacío.

La resignación y el victimismo son realmente la plaga de nuestra sociedad. Nos sentimos tan insignificantes ante la globalidad y los grandes poderes del mundo que nos autoconvencemos de que no podemos cambiar las cosas. Pero esto es totalmente falso.

Y este cuento breve refleja muy bien nuestra capacidad individual de influir en el mundo.

CUENTO DE LA ESTRELLA DE MAR

Esta es la historia de un hombre que llega a una playa atestada de estrellas de mar moribundas tiradas sobre la arena. El hombre ve a una mujer que, una por una, va recogiéndolas y arrojándolas de nuevo al mar.

Él le dice: “¿ Por qué te esfuerzas? Hay millones de estrellas de mar en la playa, que tiene varios kilómetros de longitud. Y más playas al norte y al sur. No podrás devolverlas todas al mar, así que, ¿qué diferencia puedes hacer?”

La mujer, que tenía en ese momento una estrella de mar en la mano, la lanza al agua para que reviva y responde “A ésta sí le ha hecho una diferencia“.

¡Ya no toca quedarnos detras de la barrera, mirando y quejándonos sino ACTUAR
¡El Esfuerzo es la clave para el Éxito que, precedida por la Actitud y por la Aptitud, ejerce como la espoleta del explosivo de nuestra potencialidad como seres humanos y con las demás, nos puede garantizar aquello que es a lo máximo que siempre podremos aspirar:

¡¡¡Llegar a ser la mejor versión de uno mismo!!!

Todos, todos, todos los esfuerzos merecen la pena. 🙂

Recuerda:

· “Jamás el esfuerzo desayuda la fortuna”, Fernando de Rojas

· “Nuestra vida vale lo que nos ha costado en esfuerzo”, François Mauriac

· “Una habilidad mediana, con esfuerzo, llega más lejos en cualquier arte que un talento sin él”, Baltasar Gracián

· “Lo que hagas sin esfuerzo y con presteza, durar no puede ni tener belleza”, Plutarco

· “Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado”, Mahatma Gandhi

· “El secreto de mi felicidad está en no esforzarme por el placer, sino encontrar placer en el esfuerzo”, André Gide

Fuentes:
http://gelozadai.blogspot.com.es
http://forum-psicologos.blogspot.com.es

20120717-010723.jpg

20120717-010729.jpg

20120717-010807.jpg

20120717-010813.jpg

20120717-010820.jpg

20120717-010825.jpg

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!